Bio3 Colágeno Forte

Bio3 colágeno forte Resulta curioso ver que mucha gente utiliza cosméticos dedicados al cuidado diario de la piel que incluyen colágeno, porque aseguran que es el mejor componente anti-edad. Pero cuando les preguntas “¿por qué es un anti-edad?¿De qué forma te beneficia?”, la mayoría no saben exactamente ni lo que es el colágeno, ni cómo interactúa con el organismo y jamás se han parado a comprobar la cantidad de principio activo que el producto lleva. Sólo saben que es muy efectivo. Pues bien, con este artículo voy a tratar de aclararos por qué el colágeno es, efectivamente, una de las mejores soluciones anti-edad, y por qué necesitáis ingerirlo.

¿Qué es el colágeno?

Molécula de colágeno
Molécula de colágeno

El colágeno es una proteína muy abundante en los mamíferos. Por sí sola, constituye más de un tercio de la proteína total de nuestro organismo. Así, los cartílagos, los tendones, los tejidos que unen unos órganos con otros, las fibras, los huesos, la piel, las córneas oculares, las paredes de los vasos sanguíneos, las encías, el cuero cabelludo, las uñas y los tejidos conectivos que protegen y envuelven los órganos vitales y músculos, están formados por colágeno. Por lo tanto, es un elemento que tenemos en nuestro cuerpo de forma natural. Además, el colágeno permite que el calcio se fije en nuestros huesos y les da flexibilidad, permitiendo que éstos, al recibir cualquier golpe o presión, se deformen y después recuperen su forma inicial, en vez de partirse. Un cuerpo rígido se rompe. Uno flexible, es resistente. Del mismo modo, aporta flexibilidad a nuestra piel, uñas, cabello… Por ejemplo, si se te cae mucho el cabello, tienes que formar proteína para evitar su caída. Ya sabemos que la parte genética juega un papel crucial, pero con el colágeno puedes ralentizar este proceso, además de endurecer las uñas, prevenir el envejecimiento de la piel, entre muchos otros beneficios.

¿Cuándo dejamos de producir colágeno?

Con la edad dejamos de producir colágeno en la misma cantidad con la que lo producimos en la adolescencia y juventud. Hacia los 30 años, damos un “bajón” en la fabricación de esta proteína, y en las siguientes décadas, nuestros niveles de colágeno son muy bajos, favoreciendo al envejecimiento y debilitación de nuestros huesos, piel, etc. (Por ejemplo, la osteoporosis y la artritis son enfermedades relacionadas con la falta de colágeno que aparecen en la madurez, cuando ya no fabricamos el suficiente. -Recordemos que es nuestro principal aliado para fijar el calcio en los huesos.- Es decir, la osteoporosis no es un problema de falta de calcio sino de falta de fijación del mismo).

¿Por qué?

Dejamos de producir los niveles óptimos de colágeno debido, principalmente, a que las dietas que comemos hoy en día no incluyen suficientes proteínas, pero tampoco magnesio ni vitamina C, que son las que permiten la sintetización del colágeno en nuestras células. Pero también debido a una notable bajada de actividad de las hormonas que se encargan de sintetizar la proteína y convertirla en colágeno.

¿Podemos obtener el colágeno a través de la alimentación para así restablecer unos niveles óptimos del mismo durante toda la vida?

La respuesta es: sí. Tenemos que tener en cuenta que nuestros tejidos se deterioran a lo largo de toda la vida. El que los rehagamos o no dependerá absolutamente de lo que comamos. Pero nos encontramos ante dos problemas que dificultan mucho su ingesta:

1º: Los alimentos de los cuales podemos obtener colágeno no responden a un perfil nutricional muy recomendable y los nutricionistas lo excluyen de las dietas, sobre todo porque contienen grasas animales y pueden afectar a los niveles de colesterol. ¿Recordáis esos sabrosos caldos en los que había estado cociendo durante horas rodilla de ternera, patas de pollo, cerdo u otro tipos de huesos? Aquellos subministraban un gran aporte de colágeno. Hoy en día, las dietas light excluyen este tipo de alimentos.

2º: No siempre aprovechamos toda la cantidad de colágeno que ingerimos. El hígado transforma en urea toda aquella proteína que nuestro cuerpo no ha aprovechado durante las siguientes cinco horas después de la digestión. Es decir, la proteína que nos sobra, no se almacena, sino que se elimina a través de la orina.

Entonces, ¿cómo podemos aportar a nuestro cuerpo el colágeno que tanto necesitamos?

Existen varias respuestas y todas ellas deberían seguirse al pie de la letra. O sea, una opción no suple a las otras. Deben practicarse comúnmente. 

1º) Consumir un sobre de BIO3 Colágeno Forte diariamente. ¿Por qué? Como bien dije anteriormente, la absorción y fabricación del colágeno no es tarea fácil para nuestro cuerpo. Si además no ingerimos suficiente magnesio ni vitaminas, la formación del colágeno en nuestro cuerpo no se puede producir. El colágeno de Bio 3 viene enriquecido con vitaminas, con lo cual hace posible que el nivel de absorción sea de más del 95%. El hecho de consumir sobres de colágeno en polvo de Bio3 diariamente, te asegurará el aporte de dosis necesario para unos niveles óptimos del mismo en el cuerpo. Os muestro el producto del que hablo:

Sobre bio 3 Hay muchas marcas en el mercado que ofrecen colágeno, tanto en polvo como en líquido. Lo bueno del formato en polvo es que ha sido desgrasado e hidrolizado, facilitándole a nuestras células parte del trabajo. Tras un mes consumiendo el de Bio3, lo recomiendo sin lugar a dudas por varios motivos:

– Por su agradable sabor a naranja (normalmente, estos productos tienen un sabor muy desagradable.) Se disuelve muy fácilmente en agua, aunque los puedes mezclar también en zumos, yogurt…

– Por su efecto saciante, con lo cual es ideal beberlo antes de la cena o a media tarde. (Está recomendado para personas obesas.)

– Por su presentación en sobres individuales, que te permiten llevártelo en el bolso.

– Pero lo más importante, porque viene enriquecido con ácido hialurónico y con las vitaminas C, K y A, responsables de que nuestro organismo pueda sintetizar el colágeno.

– Además! El precio del pack de 30 sobres no es nada desorbitado: 23’50€  🙂

2º) Lo segundo que hay que hacer es ingerir más proteínas en todas las comidas del día: desayuno, comida y cena. La buena costumbre de los ingleses de desayunar huevos y jamón debería servirnos como ejemplo. Obviamente, desde aquí no voy a promover el consumo de los huevos fritos, pero tenemos alternativas muy saludables como el jamón de York, el jamón ibérico y el jamón de pavo. jamón ibérico El cacao es otro grandísimo aliado porque te aportará una buena dosis de magnesio (y fósforo, hierro y fibra.) cacao

En el almuerzo puedes comer carnes blancas como pollo (sin piel), pavo, lomo… Las carnes rojas no es saludable comerlas a menudo y es mejor que sean magras. Y si quieres comer huevos, hervidos son la mejor opción porque no contienen grasas y los puedes utilizar para ilustrar bien una ensalada. Las carnes te aportarán más energías que el pescado, por eso recomiendo comerlas cuando aún tienes media jornada por delante. lunch

A la hora de cenar es cuando puedes optar por los pescados a la plancha o hervidos porque son ligeros, te permitirán tener un sueño placentero y no son muy calóricos. (No olvides ingerir también magnesio y vitaminas en cada comida, pues estos dos elementos permitirán que tu cuerpo fabrique el colágeno. Es decir, la proteína, sin el magnesio y la vitamina, no es capaz de convertirse en colágeno.)

pescados

3º) Exponte al Sol con moderación cada día. 40 minutos son suficientes. Si sales a caminar un rato o a comer al aire libre, ya tienes tu aporte de vitamina D diario.

Puedes seguir utilizando tus cosméticos con colágeno que te aportarán una suavidad durante unas horas en la piel, pero no olvides que las cremas se quedan en la dermis, no pasan a formar parte de tu sistema. Para mantener la juventud de tu dermis tienes que fabricar tú misma el colágeno, desde adentro, como cuando eras un bebé.

Espero haberos ayudado mucho con este post. Os dejo el enlace de Bio3 aquí. Por cierto! Puedes comprar directamente a través de su web, lo cual te evita tener que buscar el producto en las farmacias.

Yo lo he probado durante 30 días y debo decir que mis uñas se han fortalecido mucho y mi piel se ha iluminado. Si te decides a probar el producto, vuelve por aquí y deja un comentario con tu experiencia. ¡Estaré desando leerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s