Restaurante Fábrica Moritz

Moritz logo

El sábado pasado fui a cenar a la antigua fábrica Moritz de Barcelona, cervecería que fue inaugurada en 1856 por Louis Moritz, y que hoy en día está reconvertida en restaurante, entre otras funciones. Me llamaba mucho la curiosidad por el hecho de que fuera la antigua fábrica, y lo que encontré superó mis expectativas. Os cuento brevemente mi más que positiva experiencia:

Éramos un grupo de 5 personas y pedimos diferentes platos que compartimos entre todas, además de una cerveza cada una (yo no soy aficionada a la cerveza, de hecho nunca la pido, pero esta vez hice el esfuerzo porque la ocasión lo merecía). La cerveza:

Cerveza Moritz - beer

Servida en un vaso redondeado que resultaba muy ergonómico, con el sello de la casa imprimido en él. Bonito detalle que te anuncia que el resto del servicio va a ser igual de bueno y minucioso. Y la cerveza: genial. Intensa, aprendí a saborearla lentamente. Grato placer, gran triunfo para la marca puesto que soy difícil con este asunto… 

Los platos que pedimos:

Pimientos del padrón, pescadito frito con all i oli, ración de lacón, dos bombas, patatas bravas y dos raciones de pan con tomate (estas dos últimas no aparecen en las imágenes). 

fábrica Moritz carta

Presentación: siempre pulcra y bien cuidada. Cada plato servido en un tipo de bandeja adecuada al alimento. 

Cantidad: la ración de pescadito frito aparece un poco vacía porque ya habíamos “atacado”, pero todas las raciones son completas y resultan más que suficientes. No te quedas con hambre, os lo aseguramos.

Fábrica Mortiz

Calidad: excelente. Todos los ingredientes y alimentos servidos eran de calidad y estaban bien cocinados. Todo en su punto, conservando las texturas tiernas, nada estaba requemado, crudo o seco. La bomba estaba deliciosamente crujiente, el picante es perfectamente soportable. De textura cremosa, combinaba muy bien con el lacón. En cuanto a éste, las láminas eran finas, ligeras y muy sabrosas. El ahumado era perfecto y tenía un punto picante nada agobiante. Los pimientos del padrón: vaya, ¡pues nos tocaron bastantes que picaban! Pero gracias a que teníamos pan con tomate y buena cerveza, pudimos rebajar el picor rápidamente. Estaban en su punto cocinados con sal gruesa (tipo Maldon). Ninguno requemado, todos muy apetitosos. El pesacdo estaba crujiente y el all i oli, me atrevería a decir que era casero: muy suave, de color claro, nada copioso. La cantidad de ajo era pequeña, así que no resultó nada indigesto.

Servicio: a pesar de que tuvimos que esperar una hora para que nos dieran mesa porque éramos menos de 10 personas (ya nos avisaron con antelación, así que fuimos a una terraza cercana a esperar y no hubo mayor complicación), el servicio una vez nos sentamos fue muy bueno. La camarera no resultó invasiva (no fue de esas a quienes les gusta retirarte el plato demasiado pronto), ni tampoco se olvidó de nosotras. Todo llegaba en el momento perfecto, ella siempre vestía su mejor sonrisa y estaba dispuesta a servirte de muy buen humor a pesar de lo MUY lleno que estaba el local. Sólo lamentar que tuvo un pequeño tropezón con otra mesa debido a las prisas, pero el cliente afectado no se molestó, así que “aquí no ha pasado nada”.

Ambiente: la decoración es sin duda, uno de los puntos a destacar. En un entorno inigualable como son los muros de ladrillo de una fábrica de cerveza, los inmensos barriles y las luces rojizas intensas, a uno se le abre el apetito. El lugar es tan espacioso que caben muchísimas mesas. Me atrevería a decir que un centenar. Sin embargo, están muy separadas entre ellas así que sigues preservando tu intimidad.

Precio: muy buena relación calidad – precio. Me esperaba, más, para ser honestos, por lo que todo es positivo en este emplazamiento.

Barril Moritz

Si quieres pasar una agradable velada, en un lugar de cocina tradicional y buena cerveza con tus amigos, éste es tu sitio. Si sois 10 personas o más, llamad por teléfono para reservar mesa. Os dejamos el enlace a su web para que podáis ver también la galería fotográfica de las bodegas.

Y tú, ¿has ido alguna vez? ¿Cómo fue tu experiencia?

¡No te marches sin dejar tu comentario!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s